Narcisista en el amor: cómo reconocerlo y afrontarlo

Imagina la situación: el Sr. X y tú os estáis conociendo, tal vez incluso quedéis de vez en cuando. ¿Se siente atractivo, formidable, simpático, una persona atlética y con una carrera profesional envidiable? ¿Te ha hecho entender alguna vez que se siente muy, muy, ridículamente guapo con una mirada Magnum? (Si no te dice nada esta frase, ¡¡tienes que ver Zoolander!!). 

Si es así, estás ante una persona narcisista.  

Un rápido repaso de historia y literatura griega: según el mito, Narciso era un chico guapo que rechazó el amor de la ninfa Eco porque estaba totalmente enamorado de su imagen reflejada en el agua. Y, por ello, como castigo, fue transformado en flor, concretamente, en un narciso. 

En este artículo veremos cómo reconocer a una persona narcisista, cómo se comporta y cómo enamorarla. Obviamente, trataremos el tema con ligereza porque no hablaremos del narcisismo patológico, un tema del que solo puede hablar alguien con una preparación médico-científica adecuada. 

Narcisista: cómo reconocerlo

Partamos del supuesto que —como en todo— la dosis es la que marca la diferencia, un bomboncito o una tarrina entera de helado, un detallito o una compra a lo loco, una dosis justa de narcisismo o un egocentrismo excesivo. 

Una persona demasiado narcisista necesita la aprobación de los demás, atraer la conversación hacia sí misma, dar antes que nadie su opinión, tener siempre un «pero…» o «a mí me ha pasado…» en la boca, poniendo el listón cada vez más alto con respecto a las experiencias o éxitos que contar. 

Una persona narcisista tiende a mostrar, de forma más o menos oculta, que es mejor, tanto a nivel físico como de posición social o laboral, subestimando tus experiencias. Si tú gestionas un equipo de 4 o 5 personas, esa persona se mostrará indiferente puesto que tendrá, al menos, 15 o 20 a su cargo. Si tú te entrenas una hora, esa persona se entrenará por lo menos dos. 

Narcisista en el amor: cómo se comporta 

Una persona narcisista puede tener mucho carisma, hacerte sentir especial, porque una persona especial, como él o ella, se rodea de personas especiales. Pero en cuanto el trofeo se llene de polvo en la estantería, es capaz de guardarte en el trastero. Al mismo tiempo, sin embargo, tiene miedo de que le abandonen, por lo que intentará mantener el control de la relación para no correr el riesgo de que le dejen

Podría ser una persona que no acepta críticas. Si está cegado por su propia belleza, un comentario sobre una camisa que no le queda tan bien como las otras le herirá como una puñalada en el corazón. Si no te das cuenta de un cambio en su look, dirá que pasas de él o de ella. 

«Tienes suerte de que salga contigo»: la admiración de amigos y familiares alimenta aún más su ego, porque le hace sentirse especial en comparación contigo. El que está al lado de un narcisista aprenderá a entender que, tras el enésimo cumpleaños olvidado, esa gran suerte no se refleja en la vida real. 

Cuidado también cuando la historia se termine: el narcisista no te dirá las cosas a la cara, sino que emponzoñará todo tu entorno. No pierdas, en cualquier caso, la confianza en ti, porque la verdad siempre sale a la luz.

Narcisista en el amor: cómo hacer que se enamore 

¿Es posible enamorar a una persona narcisista? Una persona narcisista necesita, en primer lugar, comprender que se le quiere y aprecia realmente, no solo superficialmente. La necesidad de gustar y de que le complazcan es en realidad uno de sus grandes puntos débiles. 

Se debe, por tanto, hablar abiertamente, poner las cartas sobre la mesa y decirle que perfección no es sinónimo de felicidad. Es necesario que la pareja entienda que una relación no es una competición, sino un juego de equipo. Debe ser un juego de equilibrios y compromisos para no apoyar ni combatir sus comportamientos excéntricos. 

Si estás enamorado o enamorada de una persona narcisista, ármate de paciencia y firmeza y dale una oportunidad a la relación.

You May Also Like
Read More

6 consejos para la primera cita

La primera cita nunca se olvida, especialmente si ha sido el principio de una relación importante y duradera.…